Saltar al contenido
Ofertas de Ciclismo

¿Qué es la grelina y por qué deberías conocerla?

19 noviembre, 2019

Escrito por: Berthy Perez Lases

La Grelina es mucho más que simplemente la hormona del hambre. Para quienes no habían escuchado hablar de está hormona, la grelina es una hormona gástrica que regula el apetito y la homeostasis nutricional.

Los niveles circulantes de esta hormona aumentan durante el ayuno e inducen hambre. Además, la grelina modula procesos fisiológicos aparentemente tan dispares como la secreción de insulina o la memoria.

Con todo, su papel en la regulación del apetito y el peso convierte a esta hormona en una interesante diana terapéutica para el tratamiento de la obesidad y las enfermedades relacionadas. Hoy en OfertasCiclismo te explicaremos de que manera la grelina puede afectar o ayudarte a mejorar arriba de la bicicleta.

Te podría interesar leer: ¿Conoces tus niveles de lactato en sangre?

Mejor conocida como la hormona del hambre

Figura PaulaMera

Cuando los niveles de grelina se elevan, esto es una señal para que el cuerpo aumente la ingesta de alimentos. La desregulación de las vías que influyen en la producción de grelina y cómo el cuerpo responde a la grelina se han asociado con el aumento de peso. 

Hay muchos factores que pueden influir en la producción de Grelina en nuestro cuerpo y en este artículo lo llevaremos a un pequeño recorrido por lo que es esta hormona, qué hace y cómo está influenciada por los alimentos que comemos y cómo esto determina los sentimientos. de plenitud y hambre.

La grelina se libera en muchos de los órganos del cuerpo, pero como hormona del hambre, probablemente no sea sorprendente que alrededor del 75% de La grelina circulante se produce en el estómago. 

Te recomendamos leer: Los mejores estuches protectores para tu bicicleta

La grelina es una hormona peptídica, lo que significa que está formada por largas cadenas de aminoácidos, y al igual que la GH puede convertirse en diferentes formas activas después de su liberación; el más importante de estos es un producto llamado acil grelina (AG).

Es importante destacar que AG también tiene un efecto directo en la creación de nuevas células grasas y un aumento en la cantidad de almacenamiento de grasa

¿Cómo se relaciona la grelina con la perdida de grasa?

Curiosamente, el ejercicio no parece aumentar el apetito a los mismos niveles que una restricción de calorías; Esto está relacionado con los mecanismos que causan la liberación de grelina. 

Por lo tanto, es importante que aquellos que comienzan a perder peso aumenten el gasto en lugar de restringir demasiado las calorías.

Que es algo que desafortunadamente es un enfoque que muchas personas toman y que pueden estar preparándose para el fracaso.

En las últimas décadas, la investigación en animales de laboratorio modificados genéticamente ha permitido avanzar considerablemente nuestro conocimiento de las diferentes funciones de la grelina.

Te podría interesar leer: Consejos para completar una maratón de montaña

El entrenamiento con rodillo consejos y beneficios

¿Qué dicen las investigaciones más recientes acerca de la grelina?

Investigaciones más recientes están comenzando a mostrar que las diferentes formas que toma la grelina después de la liberación deben considerarse más que solo por la cantidad total en circulación. 

Curiosamente, aunque se libera como respuesta a los alimentos, la grelina también se puede liberar en preparación para el consumo de alimentos de manera anticipada, especialmente con patrones de alimentación reglamentados. 

Esto podría significar que para controlar el hambre, es importante ser coherente con los patrones de alimentación para que los aumentos anticipados de grelina se mantengan bajo control, independientemente de la estrategia de nutrición que emplee.

La grelina interactúa con muchas hormonas; Además de estimular la liberación de GH, tiene una relación inversa con la insulina: a medida que la insulina aumenta, la grelina generalmente disminuye. 

Esto no es sorprendente ya que los niveles de insulina aumentan después de comer, por lo que esperaríamos que disminuyan los niveles de hambre, aunque los mecanismos exactos por los cuales estos interactúan no se comprenden en su totalidad y es probable que incluyan una variedad de otras hormonas y señales en el tracto digestivo y el cerebro para regular la homeostasis energética, incluido tener efectos opuestos a la leptina que parecen interactuar y regularse entre sí.

Te recomendamos leer: Recupera la confianza en la bicicleta después de un accidente. Segunda Parte

Conclusiones

Actualmente nos enfrentamos a una epidemia de obesidad que pone en peligro la vida de millones de personas en todo el mundo.

Por este motivo, el desarrollo de nuevas terapias para combatir la obesidad sigue siendo una prioridad. La etiología de esta enfermedad es complicada, sin embargo un balance energético positivo (cuando la ingesta de calorías es mayor que el gasto) es la piedra angular que desencadena su desarrollo. 

Entonces, si su meta es llegar a la grasa corporal de una sola figura, entonces en algún momento tendrá hambre y sufrirá ansias severas para acompañar la fatiga, el cansancio y la falta de rendimiento tanto dentro como fuera del gimnasio.

¿Suena divertido, no? En una nota final, no es aconsejable que la mayoría de las personas intenten mantenerse muy delgadas durante todo el año, ya que esto puede alterar la función hormonal, el metabolismo y, en casos extremos, poner en riesgo su salud y es algo que solo se debe lograr por períodos cortos antes de regresar a niveles saludables de grasa corporal. 

Por supuesto, esto diferirá de una persona a otra, pero es importante comprender su propio cuerpo y dónde ‘encaja’ en términos de niveles saludables de grasa corporal para mantener su progreso en el gimnasio, mantener una vida social y laboral estable y lo más importante es estar saludable. 

Referencias

1. A.P. Coll, I.S. Farooqi and S.O’Rahilly. The Hormonal Control of Food Intake. Cell.2007 April 20. 129(2): 251–262. https://doi.org/10.1016/j.cell.2007.04.001. Review.
2. A. Abizaid, Q. Gao and T.L. Horvath. Thoughts for Food: Brain Mechanisms and Peripheral Energy Balance. Neuron. 2006 September 21. 51(6): 691–702. https://doi.org/10.1016/j.neuron.2006.08.025. Review.
3. T.D. Müller, R. Nogueiras, M.L. Andermann, Z.B. Andrews, et al. Ghrelin. Mol Metab. 2015 June. 4(6): 437-460. https://doi.org/10.1016/j.molmet.2015.03.005. Review.
4. World Health Organization (WHO). http://www.who.int/topics/obesity/en/.
5. M. Scerif, A.P. Goldstone, M. Korbonits. Ghrelin in obesity and endocrine diseases. Mol Cell Endocrinol. 2011 Jun 20. 340(1):15-25. https://doi.org/10.1016/j.mce.2011.02.011. Review.