Saltar al contenido
Ofertas de Ciclismo

Quemadores de grasa termogénicos: lo que todo ciclista debe saber

24 noviembre, 2019
termogénicos

Los termogénicos están ganando cada vez más popularidad en el mundo del deporte, pero antes de usarlos es mejor informarse. Con este objetivo analizaremos a continuación lo que es termogénico y cómo funciona en nuestro organismo. También hablaremos un poco de los posibles riesgos que pudieran presentarse con respecto a nuestra salud.

termogénicos

Los termogénicos y su significado

Los termogénicos dependen de la función de generar calor mediante el aumento del metabolismo provocando la lipólisis por termogénesis. La termogénesis no es otra cosa que la producción de calor por el cuerpo. De manera que al ser provocada la lipólisis por termogénesis se logra, en otras palabras, la desintegración de la grasa.

Son capaces de activar algunos receptores de las células haciéndoles creer que el cerebro pide aumentar la producción de calorías. Este aumento, el organismo lo desarrolla a través del consumo de ácidos grasos de las reservas de grasa del cuerpo. Todo este proceso arroja como resultado la reducción de estas grasas almacenadas en el organismo.

termogénicos

Para el funcionamiento eficaz de estos quemadores de grasa debe vincularse otro factor importante que es el ejercicio físico. Recordemos que no se trata de diuréticos o productos que disminuyan el apetito. Más bien se trata de químicos que harán subir tu temperatura por lo que pedalear te ayudara a quemar grasa.

Es cierto que los termogénicos son productos artificiales o químicos, sin embargo, tienen componentes que naturalmente suben la temperatura corporal. Tal es el caso de componentes como la cafeína, la teína o la L-carnitina usados generalmente en su fabricación. Aun así, es importante asegurarnos de no perjudicar nuestra salud al consumir estos productos.

Cómo usar los quemadores de grasa termogénicos

Ya vimos que con ayuda de los quemadores de grasa podemos alterar el metabolismo para nuestro propio beneficio. Logrando aumentar la potencia, la fuerza o simplemente para reducir el peso. Sin embargo, este proceso debe realizarse con precaución pues cada metabolismo es distinto, no siempre se obtienen los mismos resultados.

Los quemadores de grasa deben usarse en cantidades que vayan en función de tu peso corporal. Así mismo, deben usarse en momentos idóneos, el uso constante de estos productos no es recomendable. Recuerda siempre que los termogénicos requieren además una alimentación equilibrada acompañado de ejercicio físico.

Si tienes la intención de consumir estos productos procura usar los que contengan la mayor parte de compuestos naturales. Los compuestos que funcionan como termogénicos naturales son: cafeína, te, cítricos, frutos secos, rojos e infusiones como el mate. Además, los quemadores de grasa no te beneficiaran si no nutres tu cuerpo reponiendo los hidratos de carbono.

La mejor manera de perder peso es combinar el ciclismo con un régimen alimenticio idóneo. Si ya eres una persona activa posiblemente no sea necesario que consumas productos termogénicos. Pero si aun así decides tomarlos es mejor que lo hagas por la mañana para no alterar tu sistema digestivo.

Riesgos en el uso de termogénicos

Los quemadores de grasa sirven como activadores energéticos. Pueden ser muy útiles si sabes utilizarlos, de lo contrario te puedes ver expuesto a riesgos en tu salud. El uso de estos productos no está aconsejado en todos los casos ya que en personas hipertensas puede resultar perjudicial.

Aunque con el paso del tiempo se ha ido cambiando su fórmula a fin de reducir en gran medida los efectos secundarios. Sin embargo, si sufres de nervios o tu sistema nervioso esta alterado por alguna razón es mejor evitar su uso. También si sufres de alguna afección cardiaca, enfermedades coronarias o problemas de tensión evita consumir termogénicos.

Lo más recomendable es ciclar el uso de estos productos y no consumirlos consecutivamente por más de cuatro meses. Con el uso de estos productos puedes manifestar malestares tales como: arritmias cardiacas, mareos, dificultad para orinar o dolor de cabeza. Por ello es importante aprender a usarlos debidamente.

El uso de activadores de energía puede alterar tu ritmo cardiaco y elevar el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular. Es por ello que resulta imprescindible consultar con un profesional de la salud antes de consumir estas sustancias. Así podrás descartar cualquier patología que pudiera verse afectada con el uso de termogénicos.

Beneficios en el uso de termogénicos

Los quemadores de grasa pueden proporcionarle algunos beneficios a nuestro organismo si aprendemos a usarlos de manera apropiada. De igual manera siempre es recomendable escuchar las sugerencias de un médico antes de consumir este tipo de sustancias. Algunos de los beneficios reportados por el consumo de termogénicos son:

  • Reducen los depósitos de grasa y mejora la proporción entre la grasa y la masa muscular.
  • Funciona como activador energético proporcionando mayor energía durante el entrenamiento. Prepara al organismo para el ejercicio físico a través del aumento de sustratos energéticos al musculo.
  • Los que contienen carnitina contribuyen a mejorar la circulación y bajar los niveles de colesterol en la sangre.
  • Dependiendo del organismo de cada individuo, aumentan el gasto energético basal.

Dosis recomendada

Los mismos termogénicos contienen la dosis recomendada por el fabricante sin embargo se recomienda comenzar con una dosis menor. Puesto que estos productos contienen compuestos estimulantes es necesario probar la tolerancia o sensibilidad de nuestro organismo a dicho compuesto.

Con este fin es recomendable, al principio, consumir la mitad de la dosis estipulada por el fabricante. De esta manera se evitarán los diversos efectos secundarios que pudieran presentarse de no obtener una buena respuesta del organismo. Una vez comprobado la buena asimilación será preciso no sobrepasar nunca la dosis prescrita por el fabricante.

Consejos que debes tener siempre en cuenta

  • Nunca inicies el consumo de quemadores de grasa sin acudir antes a un profesional de la salud por asesoramiento.
  • Si presentas nauseas, dolor de cabeza o dificultad para respirar suspende inmediatamente el uso de termogénicos.
  • Si padeces alguna enfermedad relacionada con el corazón, hígado o riñón no consumas este tipo de sustancias. Lo mismo ocurre si padeces de alguna condición médica como diabetes, tiroides, asma o hipertensión.
  • Los activadores de energía funcionan como auxiliares en la reducción de grasa corporal. Para obtener buenos resultados es necesario tener además un plan de alimentación en conjunto con la actividad física.