Saltar al contenido
Ofertas de Ciclismo

Protección en ciclismo infantil: un estándar obligatorio

La protección en ciclismo infantil es materia para ocuparse prontamente si vas en serio en eso de que tus hijos practiquen este deporte y desarrollen buenos hábitos al hacerlo.

Si bien montar bici es una actividad deportiva que recomiendan todos los especialistas y supone un popular medio de transporte, es importante estar consciente de que no está exenta de riesgos.

En España, cerca del 20% de los fallecidos entre 10 y 14 años en accidentes de tráfico eran usuarios de bicicleta, y la causa principal de su fallecimiento fueron las lesiones en la cabeza.

Algunos estudios han establecido que alrededor del 70% de los niños entre 5 y 14 años montan en bici.

El uso correcto del casco al momento de montar bici reduce el riesgo de lesión del cráneo y del cerebro entre un 63% y 88%, reduciendo el riesgo de fallecimiento en un 26%.

Aún cuando muchos conocen estas cifras, la mayoría de los usuarios de bicicletas no usan el casco o lo utilizan inadecuadamente, incluyendo a los niños.

El casco absorbe parte de la energía del golpe distribuyéndose el denominado “picó máximo” del impacto sobre una mayor superficie, aumentando adicionalmente el tiempo de transferencia.

Así, se ha podido establecer que el uso del casco previene lesiones graves de la cabeza, incluso cuando la causa del accidente haya sido una colisión con un auto.

De aquí la importancia de la protección con casco para este grupo de niños.

Los cascos infantiles para bicicleta son elaborados con diferentes elementos, siendo la característica distintiva en todos ellos los motivos que los adornan, facilitando así el uso por parte de los niños.

niño-con-casco
Niño en bicicleta utilizando casco. Fuente: freepik.es

¿Qué tipo de casco elijo?

¡Que bueno que has preguntado!

Es bueno recordar que lo más esencial del casco es una capa gruesa de espuma de plástico de poliestireno firme, la cual se comprime y absorbe la fuerza del impacto. Si el casco que quieres para tu hijo tiene esta capa, vas por buen camino.

Básicamente existen dos tipos de cascos:

Cascos de cubierta dura

Tienen una capa exterior dura de plástico o fibra de vidrio que ofrece protección contra la penetración de objetos puntiagudos y sujeta el poliestireno si se llegara a agrietar en una caída o en un impacto.

Este tipo de cascos es más sólido, pero tiende a ser más pesado y caliente.

Cascos de cubierta suave

Están hechos de una capa de poliestireno muy gruesa, cubierta con tela o con un recubrimiento superficial. 

Si el casco tiene una cubierta, siempre habrá que dejarla puesta para que sujete el casco si el poliestireno se llegara a agrietar en un impacto.

Ambos tipos de cascos cumplen con los parámetros de la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor (CPSC, por sus siglas en inglés) de USA; la diferencia principal radica en estilo y comodidad.

Aunque no hay un consenso en cuanto a la seguridad relativa de los dos tipos de cascos, ambos han pasado las pruebas de la CPSC.

Los cascos de cubierta suave son más ligeros que los cascos de cubierta dura pero podrían ser menos durables.

@DrFcoZapata