Categorias: Accesorios

Sillín de bicicleta – Cómo elegir el mejor para tu bici

El sillín de bicicleta es una de las piezas elementales a la hora de montar bici con el mayor confort posible. Pero además de la comodidad, hay muchas más razones por las que escoger el sillín adecuado puede traernos varios beneficios. Dediquemos unos minutos a hablar de este tema, sobre todo tomando en cuenta que un error común en los ciclistas es elegir mal el sillín.

Encontrar el sillín apropiado – Una tarea que puede ser difícil

Poder hallar la bicicleta perfecta en nuestra rutina de ciclismo es semejante a encontrar nuestro compañero en la vida. No es fácil conseguirla, toma tiempo hallarla y cuesta identificar cual satisface mejor nuestras necesidades. Uno de los factores que puede ayudar a elegir la bici más óptima según nuestras circunstancias es la elección de un sillín adecuado.

A la hora de escoger el sillín de montar los ciclistas cometen muchos errores. Queremos que los conozcas a fin de que los evites, además, te mostramos algunos consejos para acertar en cuanto a esto.

6 consejos para encontrar el sillín de bicicleta perfecto

Para evitar las conocidas lesiones en los tejidos blandos así como la inflamación y otros problemas asociados al uso de las bicicletas, ten en cuenta estas 6 recomendaciones:

Equilibra la suavidad con la comodidad

Una cosa es que un sillín de bicicleta sea excepcionalmente suave y acolchado y otra que sea el más idóneo para ti. Muchos ciclistas les agrada un sillín bastante sólido para sentarse, no obstante, esto en ocasiones incide en mayor presión en la zona perineal.

En la otra cara de la moneda están los sillines extremadamente suaves, que te permiten sentirte bien cómodo. Pero esta sensación solo dura de unos 20 a 30 minutos, después de esto la distribución de peso sobre los tejidos blandos acabará lastimándote.

Los sillines que llevan los profesionales hacen que el peso sea soportado por sus isquiones y no por su área de tejido blando. Por esta razón, es bueno analizar tanto la suavidad como la comodidad siempre tomando en cuenta que el sillín tenga un tamaño adecuado para nosotros.

Antes de comprar un sillín de bicicleta pruébalo

Antes de comprar un sillín de bicicleta asegúrate de probarlo y ver si su diseño se adapta bien a tu anatomía. Probar a la vista o con las manos en vez de usar tu trasero es un error común de muchos ciclistas.

Por tanto, si es posible da una vuelta de prueba antes de comprarlo. Muchas tiendas de bicis lo permiten probar dando la opción de devolverlo en caso de no sentirte cómodo. Por eso, pruébalo, pruébalo, pruébalo. Si sientes una distribución de peso inapropiada busca otro, no lo compres.

¿Necesitas un sillín específico para ti? Compruébalo

Todos los ciclistas tienen diferente anatomía, estilo de conducción y sensibilidad, por lo que los sillines vienen en distintos niveles de firmeza, longitudes y anchuras. Si se toma en cuenta algunas características particulares del cuerpo a la hora de comprar una bicicleta, también debe tomarse en cuenta a la hora de encontrar el sillín. Lo mejor es buscar uno que sea lo más específico posible de cara a nuestras necesidades.

Los puntos de presión son importantes

Debes probar si el sillín que tienes presiona demasiado tu tejido blando sensible, generando molestias. Con este conocimiento en mente, hay que fijarse en los puntos de presión del sillín a comprar para ver si es más bondadoso con tu anatomía. Están los sillines antiprostáticos y otros modelos que buscan proporcionar alivio en las zonas críticas.

¿Cuál es la anchura de tus isquiones?

A fin de encontrar la silla perfecta para tu bicicleta muchas tiendas cuentan con herramientas para medir tus isquiones y así descubrir el sillín ideal. No cometas el error de usar el tamaño del pantalón para determinar la anchura de tus isquiones, esto no es de fiar.

El modelo que escojas debe ser suficientemente amplio como para que tus isquiones descansen sobre él. La mayor parte del peso de tu cuerpo va sobre esta zona por lo que la presión es máxima.

Piensa en tu estilo al montar en bicicleta

Si piensas en el estilo de paseo con el que usas tu bicicleta podrás encontrar un asiento apropiado. Con esto en mente, ten presente estos datos:

Los sillines de bicis de montaña: están pensados para desplazar el peso con mayor facilidad por eso pueden ser más anchos.

Los de bicis de carretera: por lo general son más estrechos, con esto se evitan las rozaduras favoreciendo el movimiento.

Si piensas competir en pruebas de resistencia ultralargas, una opción es buscar un sillín que tenga una capa fina de gel en la parte superior. Con esto ganarás mayor comodidad, sobre todo en los últimos kilómetros de la prueba que son los más exigentes.

Si el modelo que escoges te hace sentir entumecimiento y presentas problemas de presión lo mejor es cambiar a un sillín de bicicleta con depresiones o con un corte para aliviar la presión y eliminar este problema.

Puedes comprar el mejor sillín para tu bicicleta

Cuando tengas que comprar un sillín de bicicleta quizá te sientas tentado a escoger cualquiera. No obstante, antes de decantarte por alguno, toma en consideración los 6 consejos antes descritos. Piensa en los problemas que ya has padecido, sean de presión en las zonas blandas sensibles, rozaduras, suavidad, anatomía, comodidad o firmeza. Antes de comprarlo evita los típicos errores.

Seguramente te parecerá molesta la idea de cambiar el asiento de tu bici hasta encontrar el mejor para tu cuerpo. Pero ganarás en comodidad y practicidad, lo que te permitirá disfrutar del ciclismo en su máxima expresión.

Esta web usa cookies