Saltar al contenido
Ofertas de Ciclismo

5 malos hábitos por los cuales no mejoras tu rendimiento en ciclismo

8 agosto, 2019

¿Crees que entrenas mucho y muy duro, pero no consigues el resultado esperado? Mejora tu rendimiento en el ciclismo

Posiblemente tienes algunos malos hábitos que están estancando tu proceso de desarrollo y rendimiento. Es normal que algunas temporadas no tengas un desempeño sobresaliente en la bicicleta. Sin embargo, aquí te presentamos 5 malos hábitos por los cuales no logras mejorar tu rendimiento en el ciclismo.

  1. Te estás olvidando del descanso y del proceso de recuperación

El entrenamiento consiste en someter a tu cuerpo a una carga de ejercicio físico con el objetivo de estimularlo y que este se acostumbre. Pero para poder asimilar esa carga necesitas descansar y darle tiempo de recuperación. Si cada día te esfuerzas al máximo, pero no ves los resultados que deseas, puede ser que no le estés dando a tu cuerpo el tiempo necesario para recuperarse.

Si expones tu cuerpo a fatiga constante puedes presentar claros síntomas de sobreentrenamiento, como irritabilidad, mal humor, malestar, falta de energía, dolores musculares, calambres y decaimiento, entre otros. Muchos órganos y mecanismos hormonales se activan mientras duermes y serán relevantes alcanzar tus objetivos de rendimiento.

El descanso y el tiempo de recuperación puede ser uno de los factores más importantes en tus entrenamientos, sobre todo después de entrenamientos de resistencia o de gran intensidad.

Lo más recomendable es que utilices herramientas de monitoreo para medir tu Umbral de Intensidad Funciona (FTP) y tu Intensidad Funcional (IF) así como realizar un Training Stress Score (TSS) o Puntuación de Estrés en español para conocer la cantidad de estrés en tu cuerpo después de un entrenamiento o recorrido intenso. Mediante los parámetros del TSS sabrás cuánto tiempo de recuperación necesita tu cuerpo, obtendrás el descanso adecuado y verás cómo mejora tu rendimiento en el ciclismo.

  1. No realizarse pruebas de esfuerzo antes de iniciar la temporada

Hemos hablado en artículos anteriores sobre la importancia de las pruebas de esfuerzo en el ciclismo. Otro de los malos hábitos que podrían estar perjudicando tu rendimiento es no realizar estas pruebas antes de iniciar una temporada. Se trata una práctica no demasiado extendida entre los ciclistas aficionados.

El grafeno es el nuevo material del futuro

Estas pruebas son muy importantes para conocer nuestro cuerpo y hasta donde podemos forzar nuestro corazón y pulmones. Conociendo esto podemos hacer un correcto plan de entrenamiento basado en nuestros objetivos y nuestras limitaciones. Pero, sobre todo, este tipo de pruebas son imprescindibles para prevenir y detectar problemas cardiovasculares y hasta la muerte súbita.

 

  1. Descuidar la nutrición

La nutrición es un factor determinante en el rendimiento de cualquier atleta, ya sea profesional o aficionado. Durante los entrenamientos se consumen grandes cantidades de energía y sales minerales necesarias para mantener nuestra salud en condiciones óptimas.

Por esta razón la alimentación balanceada antes durante y después de los entrenamientos es muy importante. Es importante comer aproximadamente 2 horas antes de cualquier entrenamiento. Para los entrenamientos de alta intensidad, o recorridos largos es muy importante que te alimentes antes para mantener los niveles de glucógeno en tu organismo y durante el entrenamiento mantenerte hidratado con bebidas isotónicas y recuperar la energía que estás gastando mediante el consumo de barras o geles con proteínas e hidratos de carbono.

Al terminar un entrenamiento o recorrido es indispensable que no descuides tu alimentación. Debes consumir la cantidad adecuada de calorías y nutrientes para ayudar a tu cuerpo a recuperarse.

Te recomendamos leer: Los mejores smartwatch para ciclistas

  1. Mala hidratación

Como lo hemos mencionado en el punto anterior, los malos hábitos de alimentación afectan de manera negativa tu rendimiento. Los efectos de una buena hidratación en tu cuerpo son sin duda excepcionales.

Descuidar la hidratación de tu organismo afectará gravemente no solo tu rendimiento sino tu salud, ya que tu corazón se verá obligado a trabajar con mayor esfuerzo por la falta de agua en la sangre. Mantenerte siempre hidratado antes durante y después de los entrenamientos, es una práctica que traerá muchísimos beneficios a tu cuerpo y a tus entrenamientos o carreras.

Oferta chaquetas térmicas de ciclismo Rapha

  1. Monotonía en los entrenamientos

Entrenar siempre al mismo ritmo porque estás cómodo es el peor error que puedes cometer si estás tratando de mejorar tu rendimiento. Debes variar la intensidad de cada salida y realizar entrenamientos combinados. Entrenar siempre al mismo ritmo aparte de ser uno de los malos hábitos en el ciclismo, es monótono y no crea adaptación en tu organismo al no recibir estímulos nuevos.

En cada entrenamiento debes desafiar a tus músculos y a tu corazón a dar más sin esforzarte demasiado. Realiza un correcto plan de entrenamiento con objetivos bien establecido. No lo bases todo en tiempo y kilómetros, la intensidad, fuerza y resistencia juegan un papel fundamental para mejorar tu rendimiento.