Saltar al contenido
Ofertas de Ciclismo

Pedalear en días de lluvia – los mejores consejos y trucos

6 noviembre, 2019
pedalear-en-días-de-lluvia

Pedalear en días de lluvia es una de las experiencias más divertidas que pueda tener un biker en cualquier recorrido. Sin embargo, su práctica conlleva mayores riesgos que los que puedan presentar los días secos. Por ello, este pequeño trabajo presenta consejos y trucos que pueden ser practicados durante una corrida lluviosa.

pedalear-en-días-de-lluvia

Aspectos de pedalear en días de lluvia

En diversas partes del norte de Europa se utiliza la bicicleta mucho más que en España. Eso indica que también se usa en condiciones menos desfavorables como lluvia, frío y con menos luz.

En la península ibérica, pedalear en días de lluvia también obedece a las estaciones. Por ello se deben cambiar la protección, emplear ropa adecuada para la travesía y hacerse más visibles a todos.

En este artículo, se quiere presentar algunos consejos y trucos que combinan el ciclismo y lluvia. Los mismos pretenden convertir la experiencia de andar bajo la lluvia en placentera y segura.

Mantener la bicicleta en las mejores condiciones al pedalear en días de lluvia

La limpieza y el mantenimiento de todos los componentes antes de cualquier ruta es el primer consejo. La lluvia es un agente meteorológico que no es fijo, y solo se puede predecir en las estaciones más usuales.

Usar bicicleta con lluvia debe hacerse con sus partes en buen estado de mantenimiento. Aquellas que están en constante roce deben estar bien engrasadas, pues el agua puede desplazar el lubricante graso. Asimismo, los cambios, piñones, suspensiones deben estar en perfecto estado de lubricación.

Otro de los aspectos son las llantas. Pedalear en días de lluvia puede hacer que si se encuentran presionadas no tengan agarre. Para ello debe reducirse algo de esta presión para mejorar el agarre y la fricción. También hay que observar que tipos de trayecto se tomará, pues de ello depende el tipo de compuesto.

Emplear guardabarros desmontable para pedalear en días de lluvia

Si tu bicicleta es multipropósito, emplea equipamiento desmontable con velcros o bridas. No hay nada mejor como protegerse de la lluvia en bicicleta. Así, el sucio del piso no terminará en tu cara o boca.

Además, si el terreno es fangoso, se evitará que el barro termine pegado a componentes como tirantes, horquilla y demás. Así, el Pedalear en días de lluvia no se convertirá en una pesadilla por el aumento de peso de tu bike.

Montar luces para mejorar visibilidad

Pedalear en días de lluvia puede reducir la visibilidad de los conductores de otros vehículos. Por ello, es recomendable altamente que se equipe la bicicleta con luces delanteras y traseras. Así, transeúntes y vehículos verán mejor el andar y se evitará cualquier percance.

Por lo menos, se recomienda una luz delantera y una trasera. Además, se puede colocar un faro sobre el casco que mejorará este aspecto y verás el camino fácilmente.

Anticipar la frenada y mantener la distancia

Además de una recomendación, se presenta como un truco este punto al Pedalear en días de lluvia. Los tiempos reacción – freno cuando llueve cambian y puede que se retarde y que se tome mayor tiempo el proceso.

Por ello, el truco es frenar con el freno delantero un poco e ir activando de a poco el freno de atrás. Si se hace de manera contraria se pudiese para la llanta y con ello derrapar sobre el camino. Si se es de montar bicicleta con lluvia es mejor montar pastillas o sistemas diseñados para tal fin.

Utilizar ropa adecuada, calzado y gafas

En algunos casos, la bicicleta es el medio de transporte para ir al trabajo o a cualquier lugar. Pedalear en días de lluvia puede arruinar la presentación del outfit. Por ello, es fundamental que se cuente con la vestimenta adecuada y disponible para este caso.

Para ello, es fundamental usar vestimenta como un chubasquero. Permite proteger los pantalones del agua, barro y grasa de la cadena. Asimismo, permitirá llegar a destino de una manera seca y protegida. Debe estar provisto de material reflejante para la visualización del biker.

Asimismo, es imprescindible el uso de gafas para prevenir agua en los ojos y mejorar visibilidad. Con ellas, debe venir un trapo que permita limpiarlas cuando se acumule sucio que impida la visibilidad del camino.

Por último, no pueden faltar guantes ni guardabotas o calzado especial para la lluvia. Con ello se previene el agua dentro de lugares no deseados o la molestia de agarra el manillar.

Limpiar la bicicleta después de la lluvia

Pedalear en días de lluvia no solo conlleva la preparación del antes del trayecto. También involucra el después de hacer el recorrido. Muchas veces se pregunta qué pasa si se moja mi bicicleta y con ello hay infinidad de respuestas.

Para no vivir de las respuestas, es necesario que después de pedalear bajo la lluvia se limpie todo el equipo. Se deben secar los componentes, engrasar los que deban engrasarse. Además, se pueden usar líquidos antioxidantes para prevenir el óxido de los componentes.

Prevenir charcos y manchas de aceite

Este es otro truco al momento de Pedalear en días de lluvia pues son enemigos de los ciclistas. Cuando el charco es pequeño se puede intentar pasar entre él con cuidado, sosteniendo con firmeza el manubrio. Sin embargo, cuando los charcos sean grandes se deben esquivar totalmente con anticipación.

Las manchas multicolores de los aceites deben evitarse a toda costa. Estas, al entrar en contacto con las ruedas pueden hacer que se vuelvan resbaladizas. Representan peligro al momento de enfrentar una curva, sobre todo en las frenadas.

Otros aspectos relevantes de Pedalear en días de lluvia

Pedalear en días de lluvia debe hacerse de manera divertida sin riesgos para los objetos. Por ello es recomendable que se guarden todos los equipos electrónicos en bolsos impermeables. También se incluyen libros, papeles, computadores personales, zapatos de vestir y otros.

Antes de salir de travesía, es bueno hacer un recorrido mental para tomar posibles vías alternas. Si es impostergable salir con lluvia, se debe tener en cuenta salir con tiempo. La lluvia puede retrasar la llegada. Con ello se evitarán colas, caminos malos o con baches y ayudará a llegar más rápido a destino.

Si la lluvia es muy intensa, conviene detenerse a cubierto y esperar que la lluvia baje. Con ello se pueden evitar molestias, e incluso que se termine en un choque o resbalando sin necesidad.