Saltar al contenido
Ofertas de Ciclismo

¿Potencia o frecuencia cardíaca en una marcha cicloturista?

4 julio, 2019
potencia o frecuencia cardíaca

Ante el dilema de la potencia o frecuencia cardíaca, muchos ciclistas han restado importancia a una de ellas por la otra. Lo cierto es que estas se complementan entre sí, ambas son importantes dentro del entrenamiento del ciclista. La frecuencia cardíaca es un índice que nos muestra el estrés fisiológico soportado al realizar una actividad.

Por otra parte, la potencia nos permite conocer la intensidad aplicada en una actividad. En el caso del ciclismo permite saber la cantidad de vatios aplicados al pedalear. La potencia resulta un excelente indicativo de la intensidad con la que realizamos un ejercicio.  Veamos como guiarnos por estos dos indicadores en una marcha cicloturista.

potencia o frecuencia cardíaca

Factores que influyen en la frecuencia cardíaca

Existe una serie de factores que pueden alterar la frecuencia cardíaca. Es necesario tomarlos muy en cuenta a fin de regular la intensidad de cada entrenamiento. Analicemos algunas de estas consideraciones a fin de evaluar si es más beneficiosa la potencia o la frecuencia cardíaca.

potencia o la frecuencia cardíaca

Temperatura ambiental

El calor puede incrementar la frecuencia cardíaca, todo lo contrario, a cuando se entrena en clima frío. Ese ambiente frío permite una frecuencia cardíaca parecida a la obtenida cuando se entrena en un ambiente climáticamente neutro. Este aspecto tiene incidencia tanto en la potencia o frecuencia cardíaca.

Deshidratación

Otro factor que puede incrementar la frecuencia cardíaca es entrenar bajo un nivel de deshidratación. Algunos estudios confirman que cuando se practica algún ejercicio en estado de deshidratación la potencia cardíaca se eleva un 7,5%. La falta de hidratación pudiera llevar al deportista a desarrollar pulsaciones altas ciclismo.

Extensión del ejercicio

La cantidad de tiempo que le dediquemos al ejercicio bien pudiera incrementar la frecuencia cardíaca. Esto debido a la elevación del gasto cardíaco y las contracciones del corazón que se hacen más frecuentes. Esto trae como consecuencia que se disminuyan los niveles de potencia a fin de mantener la frecuencia cardíaca propuesta.

Terreno

La variabilidad de la pendiente en los terrenos también pudiera incrementar la frecuencia cardíaca en el ciclista. En los entrenamientos bajo intensidad constante producto del terreno, los niveles de potencia se ajustarán en función del recorrido. Este aspecto afecta ambos indicadores, bien sea la potencia o frecuencia cardíaca.

Posición de manejo

La posición aerodinámica puede causar variación en el índice de frecuencia cardíaca. Una postura inadecuada podría aumentar la presión abdominal empujando el diafragma y dificultando su expansión. Esto acarrearía un aumento del trabajo del diafragma y la necesidad de mayor aporte sanguíneo lo que acelera las pulsaciones.

Factores que influyen en la potencia

Para medir la potencia hay factores fisiológicos en los cicloturistas que son muy evidentes. Tal es el caso de la fibra muscular, la capacidad para pedalear y la intensidad al umbral del lactato. Resulta provechoso evaluar estos aspectos a fin de inclinarnos por la potencia o frecuencia cardíaca.

Sin embargo, hay otras manifestaciones capaces de alterar la potencia. Existen factores físicos que pueden afectar el desarrollo de más o menos vatios que un ciclista es capaz de alcanzar. Veamos algunos de estos factores.

potencia o la frecuencia cardíaca

Resistencia al aire

La producción de potencia pudiera determinarse por la velocidad horizontal y también la velocidad del aire. El nivel de potencia puede incrementarse hasta tres veces más en función de la velocidad. Este aspecto es determinante a la hora de escoger entre la potencia o frecuencia cardiaca.

Resistencia al avance

La producción de potencia se ve influenciada por variantes como el terreno donde se pedalea, el diámetro de la rueda. También se ve afectada por el material y la presión de las cubiertas. Estas variantes son las causantes de las dudas entre potencia o frecuencia cardíaca.

Resistencia a la gravedad

En este ámbito entra en juego la masa corporal del ciclista y el cuadro de la bicicleta. Al enfrentar una subida quienes poseen menos masa corporal alcanzan niveles de potencia relativamente altos y resultan beneficiados. Sin embargo, cuando se trata de pedalear en descenso cambia el panorama.

Los ciclistas más pesados tendrán ventaja sobre los de complexión más pequeña cuando se va en descenso. La razón es por que quienes tienen menos masa corporal desarrollan mayor resistencia al aire. La gravedad es la misma en ambos casos, pero la resistencia a ella dependerá del terreno y nuestra masa corporal.

Pérdidas por fricción

Influencian de forma mínima la producción de potencia. Se relacionan principalmente al roce de la circulación de la cadena de la bicicleta. También suele relacionarse al roce de los rodamientos de las ruedas en las masas.

Beneficios de la potencia para los cicloturistas

Dado que el cicloturismo no es una actividad competitiva muchos pudieran restarle importancia a la potencia. Esto es un grave error, recordemos que el cicloturista practica el ciclismo a largas distancias, esto produce periodos de fatiga. La potencia es lo que te permitirá controlar la fatiga que iras acumulando a medida que avances en el recorrido.

Al analizar los factores que alteran la potencia o frecuencia cardíaca podemos concluir que la potencia es más fiable. Esta nos permite evaluar con precisión la carga del entrenamiento mientras que la frecuencia cardíaca no es tan fiable. El ritmo cardíaco se ve afectado por agentes como la deshidratación, la disminución de glucosa o el aumento de adrenalina.

Así que si vas a una marcha cicloturista es recomendable que puedas gestionar el esfuerzo que realices en ella. Para esto es indispensable contar con un medidor de potencia, los niveles de referencia obtenidos te permitirán controlar el ritmo. Uno de los indicadores más importantes y que muchos ciclistas ignoran son los kilojulios. Veamos por qué son relevantes:

Los kilojulios

Los kilojulios es el indicativo que reflejará en el potenciómetro el trabajo o esfuerzo que realmente vayas realizando. Este sin duda es una ventaja que pone a desnivel la potencia o frecuencia cardíaca. El llevar el registro y control de los kilojulios contribuirá a controlar la fatiga que se va desarrollando.

A medida que vas ascendiendo a los puertos previstos en el camino o las zonas de potencia ciclismo aumenta el nivel de fatiga. Y ha mayor índice de fatiga menor índice de potencia, por eso es importante controlarla siguiendo el nivel de kilojulios. Como hemos visto tanto la potencia o frecuencia cardíaca son indicadores muy importantes para el ciclista. Sin embargo, para el caso de los cicloturistas resulta mucho más practica llevar el nivel de potencia.